ESCRIBIR COMO TERAPIA

Sólo necesitas papel, lápiz e intimidad para dejar fluir tu mundo interior.

LA TÉCNICA
Visualiza tus objetivos
• Picasso decía que “la inspiración siempre nos asalta cuando estamos trabajando”. Él se refería a los artistas, pero cualquiera puede desarrollar la creatividad y acceder a ese estado en el que se produce una alquimia, que transforma la confusión o el dolor de nuestro mundo interior en algo externo, tangible y bello.
• Cuando escribimos, conectamos con una sabiduría profunda que reside en lo más íntimo de nosotros (las llamadas “musas”) y la escritura se convierte en un ejercicio de autocomprensión y transformación. A medida que lo hacemos, vamos dando forma a nuestros pensamientos, aclaramos nuestros sentimientos, nos reafirmamos...
• Es una forma de meditar, de ir más allá y de darnos el gusto de estar a solas con nosotros mismos. Además, nos acerca y nos comunica con los demás.

Manos a la obra

• Mi diario. Del conmovedor cuaderno de Ana Frank a los delirios de Bridget Jones, la literatura nos demuestra que un diario puede convertirse en el mejor confidente. ¡Y sin reproches!
Si prefieres compartirlo con tus amigos o necesitas que otros se identifiquen con tus sentimientos, cámbialo por un blog en internet.
• Libérate. Cuando la mente está confusa, escribir te permite salir de dudas y pasar página. ¿Sugerencias? Haz una lista con aquello de lo que quieres deshacerte y otra con lo que deseas. Escribe cartas para expresar lo que no puedes o lo que nunca dirías cara a cara, y rómpelas.
• Aprende. Escribir resulta sanador y terapéutico. Si no sabes cómo empezar, considera la posibilidad de asistir a un taller de escritura o a algún cursillo basado en el uso de las emociones como materia prima para la expresión escrita.
• Sé tú misma. No permitas que el ansia de perfección o el miedo a la crítica te limiten o censuren tus palabras. Se trata de expresarte sin juzgarte o buscar la aprobación de los demás.
• Deja huella. Un simple ordenador o una editorial dedicada a la autopublicación te permitirán dejar un precioso regalo escrito a tus seres queridos.

Fuente: revista Mujer Hoy


Para dormir bien...

El psicólogo James Pennebaker presidente del departamento de psicologia de la universidad de Texas dice "Muy a menudo las personas dan vueltas de lado a lado en la cama porque tienen problemas con sus hijos, problemas financieros, con su salud" que si ellos "simplemente escriben las cosas que los tormentan podran dormir mejor" .

lunes, 21 de septiembre de 2009

Respuestas de chicas bordes

Hola gente!!! si es que alguien lee esto... :S Ojalá que sí (si es así avisad jeje), porque llevo varios días pendientes de escribir unas cosas, pero parece que no me animo porque sería muy triste escribir para nadie, o bueno no, pero mejor si alguien lo leyese... Me han pasado cosas surrealistas ultimamente, pero mientras pienso como contarlo os dejo esto que me han pasado por el tuenti y me hizo mucha gracia, que aquí también se pueden poner cosas bonitas!! jeje
Muchos besos

***
Hoy aprendemos como las mujeres podemos dar calabazas a los hombres:

> Él: Te puedo invitar a una copa?
> Ella: Gracias. Prefiero que me des el dinero.

> Él: Te molesta que fume?
> Ella: Ni siquiera me molestaría si estuvieras ardiendo.

> Él: Soy fotógrafo y busco una cara como la tuya.
> Ella: Soy cirujana plástica y busco una cara como la tuya

> Él: No hemos tenido alguna vez una cita? O incluso dos?
> Ella:Tiene que haber sido una. No repito mis errores.

> Él: Cómo es que eres tan guapa?
> Ella: Me dieron también lo que te correspondía a ti.

> Él: Creo que te podría hacer muy feliz.
> Ella: ¿Cómo? Ya te vas?

> Él: Qué dirías si te pidiera que te casaras conmigo?
> Ella: Nada. No puedo hablar y reirme a la vez.

> Él: Te apetece ver una buena peli?
> Ella: Ya la he visto.

> Él:Dónde has estado toda mi vida?
> Ella: Intentando esconderme de ti.

> Él: Esta silla está libre?
> Ella: Sí, y la mía también si te sientas.

> Él: Tu cuerpo es como un templo.
> Ella: Hoy no hay misa.

> Él: Si te pudiera ver desnuda moriría feliz.
> Ella: Si te pudiera ver desnudo supongo que me moriría de la risa.